CONVERSAMOS CON...



Oscar Eduardo Ávila Domínguez


Descubrió que le gusta enseñar, y ahora ya no hace otra cosa: se dedica sólo a eso; y los sábados y domingos, prepara a los alumnos que quieran presentar el examen del Ceneval para ingresar a la universidad, voluntariamente.

Egresó de la Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, donde se tituló. Llegó al Conalep por una invitación a impartir la materia de Automatización. Le gustó hacerlo, tanto que se certificó para ser docente en el nivel medio superior. Desde que le tomó el gusto a la carrera docente, ya no hace nada más.

Recuerda que no es esta la primera vez que recibe un reconocimiento por su labor, pues en el 2014 fue invitado por el Conalep al Circom en Cancún que es un certamen latinoamericano de Competencias y obtuvo el primer lugar estatal. A ese certamen acudió Sergio Tobón, precursor del sistema de Certificación de Competencias en América Latina, añade.

Oscar Eduardo obtuvo el segundo lugar por promedio en el Programa de Evaluación Integral de Desarrollo Docente, el PEVID –que compartió esta vez con la maestra María Elena Guerrero Plata-, pero ya logró en dos ocasiones previas el primer lugar.

Con sus alumnos ha participado en concursos, y recuerda que el año pasado presentaron unos anteojos ultrasónicos para personas invidentes que reciben una señal auditiva si encuentran en su camino un obstáculo, para evitar chocar con él.

El Colegio le ha dado la oportunidad de capacitarse frecuentemente mediante cursos, talleres, ciclos de conferencias y programas específicos y de aplicación práctica, como el de la Fundación Forge de “Habilidades Socioemocionales” al que acudió con los maestros que, como él, obtuvieron los mejores promedios de los cinco planteles de Conalep en Morelos.

   




CONVERSAMOS CON...



María Elena Guerrero Plata


No imaginó que sería docente, “ni por aquí me pasó la idea”, afirma mientras pasa la mano sobre su cabeza. Pero inició una nueva carrera al frente de los muchos grupos que ha visto pasar en las aulas del plantel Cuernavaca del Conalep.

Egresada de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, donde estudió la licenciatura en Contaduría Pública, comenzó muy joven a trabajar en la Contabilidad en la desaparecida empresa Confitalia, cuando aún era pasante. Se desempeñó luego en varios cargos en el Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos, el conocido IEBEM, y llegó ahí hasta el puesto de Subdirectora de Finanzas, una tarea difícil y de gran responsabilidad.

“Aquí tenemos muchas ventajas porque nos dan oportunidad de prepararnos, de capacitarnos más. He tomado muchísimos cursos, es más, el Conalep me llevó a Colombia a tomar un taller de docencia” dice la maestra Guerrero Plata.

Su gusto por enseñar la llevó a estudiar la licenciatura de Formación Cívica y Ética en la Escuela Normal Superior y además tiene ya 4 certificaciones en competencias.

“Llego siempre con una sonrisa, no, no soy enojona”, advierte “pero sí soy muy exigente, me gusta la puntualidad, la limpieza, la pulcritud. No acepto trabajar en un salón sucio, si no, no doy clase”, dice y me consta: antes de iniciar esta conversación en su aula, los alumnos barrieron y limpiaron el piso.

Dice que la clave del éxito es la actitud, la actitud positiva. Se propone fomentar en sus alumnos la seguridad en sí mismos, pues muchos vienen de situaciones donde no hay amor, así que procuro que tengan autoestima, en fin, fortalecerlo, pues afirma “el maestro es tan importante en su vida, que puede depender de él que el alumno permanezca en la escuela, o se vaya”.

No duda al afirmar que quiere seguir dedicada a la docencia: lo suyo es enseñar.

   




CONVERSAMOS CON...



Addye Marina Morales Olmedo


Obtuvo el primer lugar en su plantel en el Programa de Evaluación Integral del Desarrollo Docente.

Oriunda de la Ciudad de México, licenciada en Administración Hotelera, egresada de la Universidad Intercontinental, llegó a Morelos en 1998.

Como le gustó siempre el idioma inglés, cuando consideró impartir clases de ese idioma, se preparó para lograr la certificación como profesora de esa lengua de la Universidad de Cambridge.

Acudió al plantel a solicitar una oportunidad para incorporarse como maestra de inglés, la cual le fue concedida porque el certificado que ostenta es avalado por la Secretaría de Educación; sin embargo, el entonces director al saber que además es licenciada en Administración, le propuso impartir algunas materias en esa área. Actualmente enseña la materia Descripción de Fenómenos Macroeconómicos –que ya no se contempla para el siguiente ciclo, advierte-, que le gusta mucho pues la obliga a actualizarse permanentemente para compartir lo que investiga con sus alumnos y por esa vía los estimula para desarrollar un pensamiento crítico.
La profesora Morales hace su propio material para enseñar inglés, complementando así lo que el programa de la materia exige como mínimo, y lo demuestra: en su laptop tiene diversos ejemplos que usa para enriquecer el vocabulario del alumno, a partir de información que recaba en la famosa BBC de Londres. Ese material, además, incluye música, videos, chats, dinámicas y más, para que les resulte divertido y útil.

Ella misma se divierte –esto no es un trabajo, afirma-, pues ama lo que hace.